¿Preocupan al internauta medio las Fake News?

fake news

Las fake news o bulos son pura desinformación, que se ha precocinado para parecerse a las noticias auténticas. Las fake news se utilizan para difundir rumores, crear tensión y desconfianza, perturbar el proceso político y controlar la opinión pública. Es una buena manera de difundir la confusión y la desconfianza hacia los medios de comunicación y las instituciones.

Los artículos de noticias falsas tienen titulares muy de clickbait y sensacionalistas. Los titulares y el contenido están destinados a apelar a las emociones y creencias. Esto hace que la gente los comparta impulsivamente. Son especialmente efectivas cuando los famosos políticos y otros perfiles con una gran base de followers, comparten desinformación.

Después de que las fake news se hayan difundido, entra en la conciencia pública. Una vez que esto sucede, las noticias falsas pueden ser difíciles de desmentir. Puede ser usada como material de origen, incluso si la información era falsa. A menudo es políticamente tendencioso, y algunas tienen la intención de ser sátira.

Finalmente también se pueden usar las fake news para infectar con malware tu dispositivo móvil u ordenador, ya que para visualizar la noticia lo mismo requiere que instales alguna extensión por ejemplo. Se han producido robos de cuentas con esta técnica, por muchas contraseñas seguras que tengas no podrás evitarlo.

¿Quién difundiría fake news, y por qué?

La desinformación es difundida por partidos políticos que quieren fortalecer su propia posición, debilitar a sus adversarios, o ambas cosas. Aunque es un término un tanto reciente, la desinformación ha existido tanto tiempo como los rumores. Durante el siglo XX el uso de la propaganda se convirtió en una herramienta de guerra.

El auge de las redes sociales creó una plataforma perfecta para difundir noticias falsas. Cualquier cosa puede ser difundida alrededor del mundo instantáneamente desde cualquier lugar. Debido a eso, la desinformación también puede ser utilizada por cuentas extranjeras como un arma contra otras naciones. Muchos gobiernos supuestamente tienen unidades estatales o patrocinadas que difunden noticias falsas tanto interna como externamente.

La era post-verdad

Las fake news han dañado la credibilidad de las fuentes de noticias legítimas. Cualquier cosa puede ser descartada como desinformación. De esta manera se ha vuelto más difícil para muchos decir lo que es verdad y lo que no. Las noticias falsas reales pueden a veces ser presentadas como verdaderas. Del mismo modo, las noticias legítimas pueden ser descartadas como falsas basándose en las opiniones de un individuo.

Debido a esto se ha dicho que ahora estamos viviendo una era post-verdad. Los hechos y el análisis de los expertos no significan tanto como las opiniones, creencias y sentimientos. Las noticias falsas y la política post-verdad están fuertemente ligadas a, por ejemplo, Brexit y las elecciones presidenciales de los Estados Unidos.

Para detectar noticias falsas, busca estas señales

maldito bulo

La desinformación puede ser difícil de detectar porque está hecha para que parezca una noticia real. Hay algunas señales que puedes buscar si descubres información falsa.

La desinformación está pensada para ser difundida tan lejos y tan rápido como sea posible. Están pensadas para apelar a sentimientos con titulares sensacionalistas. Desafortunadamente, muchos otros actores en el campo de los medios de comunicación también están usando titulares pegadizos conocidos como «click baits». Sin embargo, si el titular suena escandaloso, ten cuidado con el contenido. Busca otros posibles signos de legitimidad.

El contenido es otra señal de advertencia. Las fuentes de noticias legítimas no usan un lenguaje grosero, y revisan la ortografía en busca de errores de escritura. Si el tema no es reportado por ningún gran medio de comunicación, es razonable preguntar por qué no.

Otra advertencia es si no se puedes encontrar ninguna información sobre el editor. Es importante cuestionar la fuente. La desinformación se difunde a menudo por medio de bots y cuentas falsas. También es difundida por perfiles reales y lectores desconocidos, lo que hace más difícil de detectar. Investigar la legitimidad puede ser engorroso y difícil. Tampoco va bien con la naturaleza agitada de las redes sociales. Sin embargo, la crítica de la fuente es especialmente importante en Internet.

La Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias (IFLA) ha publicado directrices para reconocer las noticias falsas. En pocas palabras, si encuentras un titular sensacionalista, comrpueba la autenticidad del artículo y el sitio web donde fue publicado antes de decidir si lo compartes o no.

Leave a comment